martes, 14 de enero de 2014

¿El humilde emperador?

 <<Sin dolor no hay compasión>>

"Allí se encontraba el pobre cristiano ante el león. Aterrorizado. Solo con sus manos sin ningún tipo de uso de armas, debía enfrentarse ante aquella horrible fiera mientras que el emperador disfrutaba del sangriento y tan amado espectáculo"
Oía la voz de fondo del narrador de la película. Mas que una película parecía un documental. A mi padre le encantaban las películas basadas en Roma. A veces me hacía verlas con él a pesar de que quizás yo tuviera cosas más importantes que hacer que sentarme frente a la televisión desperdiciando la mayor parte de la tarde mientras, por no hacerle el feo, fingía que me interesaban cada vez más. Al fin y al cabo, mi padre no me "retenía" allí con ninguna maldad, supongo que simplemente quería disfrutar junto con su hija de una de las cosas que más le gustaba en este mundo.
Tras tantos años viento tantas películas de esa clase, una tras otra, me dí cuenta de que después de tanto dolor, angustia, etc, algunas personas del público sentían compasión mientras que a la vez sentían la impotencia de no poder hacer nada. Era muy probable que mucha gente que se hallase en las gradas fueran familia del pobre cristiano. Algunas veces los emperadores sentían compasión de ellos y detenían el sangriento espectáculo. Entonces reflexioné. Si no existiera el dolor, no existiría la compasión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario