miércoles, 26 de febrero de 2014

Querido miedo.

<<El miedo es libre y tú lo has cogido todo>>

Como una tarde más, me encuentro sola en mi casa. No hay ninguna razón más que explique el por qué de este hecho que simplemente tener que estudiar. Sí, así es, debería estar estudiando pero repito, debería. Bueno, esta no es la historia, así que vayamos al grano.
Cuando termino de estudiar, hacemos lo típico de recoger, preparar la cartera y todos esos rollos, pero... ¡yo no! Justo ayer, nada más terminar, suena el móvil. Pensando que sería mi madre me dispongo a cogerlo aunque por muy extraño que parezca, nadie responde. Obviamente, colgué de inmediato. Está claro que no acostumbro a que nadie me responda. Esta claro que tratándose del fijo de tu casa pues será alguien que se habrá equivocado pero por muy claro que lo tienes, empiezas a asustarte con lo típico de "¡Oh! ¡Valla! ¡Es la llamada! ¡Voy a morir! " y ya te quedas con el miedo en la cabeza. Coges tu móvil e inconscientemente te pones a ver la tele como si eso solucionara algo.  Y sabes que no van a venir a matarte un miércoles cualquiera a las 18:25 de la tarde como si no tuvieran nada mejor que hacer pero... ya has cogido el miedo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario