martes, 1 de abril de 2014

La chica anónima.

Esta historia, aunque sé que no es normal que publique los martes, va a petición de una chica que quiere expresar su vida al mundo. Hay partes mezcladas entre realidad y ficción. Desde aquí, mucha suerte.

La chica anónima.

<<Nadie sabe en realidad que es lo que tiene, hasta que enfrenta el miedo de perderlo para siempre.>>

Como cada día, me vuelvo a levantar de la cama sin ganas de nada. Ayudo a mi madre a poder incorporarse, cada día le cuesta más seguir adelante. Hace apenas dos meses le detectaron un cáncer. Se podría decir que mi vida cambió desde entonces, pero mentiría.
Desde que tengo memoria, más o menos desde que tenía unos cinco años, mi padre sufrió un grave accidente y permaneció en silla de ruedas el resto de su vida. Por desgracia, todo lo que le quedaba eran unos excasos tres años. Y aumentando mi desgracia, mi madre lloraba todos los días tras la pérdida de mi padre. Para mí se me hacía muy duro oírla todas las noches desde mi habitación. Empezó a ir a psicólogos, a tomar pastillas y yo tampoco podía seguir así. Todo eso derivó a que yo me juntase con gente con la que no debía ir y a dejar de ser una niña y empezar a caer en manos del alcohol y del tabaco. Sabía que no era lo correcto pero no encontraba más soluciones. Han pasado muchos años desde que mi vida empezó a ir a peor. Se que pronto, mi madre se reunirá con mi padre y que me esperaran. Algún día volveremos a ser una familia.

                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario