miércoles, 21 de mayo de 2014

La pirómana de la esquina.

<<Nosotros tenemos el fuego>>


-¡Adiós mamá!- le digo eufóricamente mientras cierro la puerta del coche.
Me siento en el banco donde había quedado con mis amigas aunque todavía quedaban unos cinco minutos. Mirando el móvil sin parar a ver si a alguien por cualquier circunstancia le apetecía hablarme, me percaté de otra joven como yo, la cuál se encontraba en la otra esquina de pie y parecía también estar esperando a algo.
Cansada del móvil, dejé de mirarlo mientras miraba disimuladamente a la chica. Era raro pero me entretenía más mirarla a ella. Saca un mechero de su bolso y pensando que ahora se pondría a fumar para mi sorpresa simplemente lo enciende y lo apaga reiteradamente. Lo enciende y lo apaga. Así unas diez veces, contemplando detenidamente el color de la llama, como si encontrase belleza en algo así. Por el contrario, su cara no tenía el mejor aspecto. Parecía decaída, se la notaba triste. Acababa de llorar.
Todos estos pensamientos se me esfumaron enseguida de la cabeza en cuanto llegaron mis amigas.
Esta tarde salí como una cualquiera.
Al volver a mi casa cené y me puse a ver las noticias ya que es lo que veían mis padres. Mis ojos no daban crédito a lo que veían, mis oídos tampoco a lo que escuchaban. Un edificio situado un par de calles mas abajo de donde yo quede se incendió. ¿Había sido la chica? ¿Sufría algún trastorno psicológico que derivase en piromanía? Mi cara se descompuso poco a poco como la llama del mechero cuando se consumía.

¿Algún día conseguiremos apagar la llama?

No hay comentarios:

Publicar un comentario