miércoles, 11 de junio de 2014

Las vueltas del maltrato.

<<La violencia es el último recurso del incompetente.>>


La chica se encontraba en su habitación terminando de pintarse y arreglarse para salir en una noche de chicas con sus amigas. Lo más probable es que fuesen a alguna discoteca de moda.
-¡Cari, me voy ya! - gritó efusiva mientras bajaba las escaleras dirección de la puerta.
-¿A dónde vas? ¿Y mi cena? - le preguntó el hombre con el que se casó apenas hace tres meses.
- ¿Puedes hacértela tú, no? - preguntó ella un poco confusa.
-¿Quién te has creído? ¿Qué puedo hacérmela yo? Te vas a quedar aquí, vas a hacer la cena y después lo vas a recoger todo - dijo mientras apoyaba a la chica cada vez más y más contra la puerta. La tenía sujeta por las muñecas ejerciendo presión de estas contra la propia puerta.
- ¡Me haces daño! - gritó ella en vano
- ¿Y qué pensabas hacer por ahí de fiesta? ¿Y con quién ibas a salir? ¿Te crees que tienes derecho? Eres mi mujer y harás lo que yo diga - mientras decía esto tiró a la chica al suelo mientras la abofeteó una vez.
Una vez en el suelo, le escupió. Golpeada y dolida, la chica calló confusa. Empezó a golpearla cada vez más pero llegó un punto en el que sacó fuerzas y se puso en pie esquivando sus golpes. Empujó al hombre hacia atrás, provocando que este cayera y se golpease en la cabeza, quedando inconsciente.
Ahora mismo esta chica se encuentra en la cárcel por el simple motivo de defenderse y con los ematomas como única prueba del maltrato del hombre hacia ella. Los ematomas se borraran pero el daño psicológico ejercido sobre ella nunca conseguirá olvidarlo. ¿Sabéis dónde se encuentra él? En la calle y con apenas unos cargos.



<<No hay lugar para los que pasan de amar a matar>>



No hay comentarios:

Publicar un comentario