miércoles, 24 de septiembre de 2014

Una fiesta inolvidable

<<Ni siquiera la vida misma nos pertenece>>


*Ding Dong*

Sonó el timbre y fui corriendo a abrirle la puerta a mi amiga. Subimos a mi cuarto y ahí terminé de prepararme. Nos íbamos a las fiestas patronales.

Cuando llegamos nos encontramos con unos amigos. Nos subimos en casi todas las atracciones pero llegamos a una que ya era demasiado para mi así que decidí no subirme. Una cría del grupo de amigos y yo nos quedamos abajo.

¿Hice bien o hice mal? Siempre recordaré ese día.

La atracción cayó, y con ella la vida de nuestros amigos. Ambulancias, policías y mucha gente por alrededor. Y dos personas llorando desconsoladamente. Lo que rápido viene, rápido se va.


No hay comentarios:

Publicar un comentario