miércoles, 11 de febrero de 2015

No corras, disfruta.

Desde pequeños nos empeñamos en correr, en crecer antes de tiempo… basta con volver
al colegio y ver como los niños de primero miran fascinados a los de sexto deseando ser ellos.
De lo que no nos damos cuenta es de que la vida es un camino muy largo que hay que
recorrer poco a poco, porque, si lo hacemos corriendo, llegaremos al final muy cansados y
demasiado pronto, y nos habremos perdido millones de momentos y detalles realmente increíbles…

Por eso anda, no te pares, pero tampoco vayas demasiado deprisa, estate atento a tu alrededor
y no dejes que se escapen las cosas importantes de tu vida, y si te caes, tomate tu tiempo,
levántate y comienza a andar de nuevo, al principio despacio, como un niño pequeño que no
sabe del todo aún, y así hasta que vuelvas a andar como antes…

Aprende de tus errores, ríe, salta, llora, baila, ama, vive la vida, y tómate tu tiempo, aún así no
olvides que llegarás al último año, pero cuando eso acabe, echaras de menos el colegio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario