domingo, 8 de noviembre de 2015

Here comes the Sun

Querido yo del presente:

¿Cómo lo llevas todo? Has pasado mucho tiempo lamentándote por la tormenta, una tormenta en las que sus gotas de agua se confundían con tus lágrimas. Se ha hablado mucho sobre cómo estabas, sobre cómo te sentías y créeme, siguen sin tener ni idea. Solo son capaces de ver lo de fuera, pensaban que estabas bien por tan solo sonreír, menuda tontería, ¿no crees?. Siempre hablarán de nosotros a las espaldas, pero no te preocupes, lo hacen así porque estamos por delante de ellos y siempre, siempre será así, te lo prometo.

 Espero que al menos seas capaz de ir cesando con tus lágrimas. A veces es difícil, pero si nos empeñamos en ver lo que queremos nunca seremos capaces de observar la verdad, sea buena o mala. Sal fuera y disfruta, aunque estés cabreada o eufórico, vive cada momento, nunca se repetirán, cada segundo es único.

Solo venía a decirte que el Sol ya ha salido, que la tormenta ha cesado por mucho que pensábamos que no lo haría pero es que nuestras lágrimas no nos dejaron verlo y solo veíamos nubarrones. Sal y disfruta.

Atte: Tu yo del futuro.


2 comentarios: