domingo, 20 de diciembre de 2015

Apariencias

Las caras inocentes suelen ser las de mayor experiencia, suelen negar con los ojos lo que los labios exclaman entre gritos. Unos labios que niegan lo que los ojos dicen. Se esfuma la infancia como una tormenta que cesa tras el último rayo, como lo que llega rápido y en un simple parpadeo se acaba. A veces se añora pero por el miedo a la experiencia, experiencia buena, mala y a veces llena de arrepentimientos. Nos preocupa llenar nuestra memoria de recuerdos desagradables, nunca tenemos la conciencia tranquila. 

Agradecemos salir y ver la luz del Sol pero... ¿a quién no le gusta encontrarse en lo oscuro en algún momento? Tener toda experiencia y parecer inocente. Callar y otorgar.

Nos dicen de no juzgar un libro por su portada, pero... ¿qué ocurre cuando infligimos la regla y acertamos? No sabemos que nos llega a producir más miedo al tener un presentimiento: que si este sea verdadero o sea falso. Si se cumple o no se llega a cumplir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario