domingo, 3 de enero de 2016

El valor de las cosas

Mucho Papá Noel, muchas compras, muchas prisas... pero se nos olvida que el mejor regalo lo tenemos todos los días. Comen con nosotros, nos guían, nos apoyan, nos aconsejan y por mucho que fallemos nunca nos abandonan, sean padres, abuelos, tíos, primos, etc. Está bien disfrutar de las cosas, pero hay que saber qué vale más, si un objeto que se romperá o esas personas que tanto hacen por nosotros y que algún día, por desgracia, también se irán pero permanecerán por siempre en nuestras almas y no almacenadas en el recuerdo.

Hemos perdido el verdadero valor de las cosas. Hemos apreciado más unas palabras bonitas que unas sinceras, hemos valorado más a personas que nos dañaron que a las que nos esperaron para nunca hacerlo.

Aprovechamos las fiestas y las vivimos como hipócritas. En estos días las palabras "compartir", "hogar", y "familia" abundan en todos los rincones y también sus antónimos. Cuando acaba este periodo del año, parece que a todos se nos olvidan estas palabras, que solo tenemos malas contestaciones y se pierden hasta las sobremesas.


Aunque parezcan que estas palabras llegan tarde, que estos días están a puntos de acabar, vienen en el mejor momento. Hay que querer las cosas que de verdad tienen un valor incalculable todos los días de nuestra vida, desde el primer aliento hasta el último, dando gracias por todo lo bueno, por todo lo que ha sido, es y será.


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, Bea. Así es. Parece que cuando llegan estas fechas todos nos volvemos mucho mejores con todos y tenemos muy buenas palabras, pero cuando pasan las fiestas como que se nos olvida todo eso y volvemos a la rutina de nuestras vidas sin apreciar lo que tenemos. Debemos darle mucho más valor a los nuestros, que siempre están ahí y apreciar esas pequeñas cosas que hacen nuestro día a día mucho mejor. Gracias por esta bella y realista reflexión.
    Muchos besos y muy ¡Feliz 2016!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. ¡Un saludo!

      Eliminar