viernes, 25 de marzo de 2016

La última lágrima

Un nuevo día amanecía. Se podían apreciar los primeros rayos de luz entre el teatro y la vieja catedral. Al fondo, un gran puerto de tamaño medio, antiguamente de los mejores, ahora tan solo un vertedero donde el nivel del mar aumentaba lento pero ininterrumpidamente.

Ella salía de la cama, iba al baño, abría el grifo de la ducha, se desnudaba y entonces entraba. Los sintagmas “uso responsable e inteligente” y “cuidado del medioambiente” no parecían estar incluidos en su vocabulario. Consumía agua sin cerrar, también consumía el planeta.

Al otro lado del mundo, un pobre niño recorría enormes distancias para poder disfrutar, al menos, de una mínima higiene con tan solo agua, mientras ella la derrochaba como si no tuviera fin. La pobre criatura se lamentaba no solo de esto, sino de toda su vida. Llevaba más de tres días sin poder beber.

Ella terminaba su ducha de más de quince minutos cuando el niño, en la otra punta de la Tierra, comenzó su último llanto. Ella cerró el grifo y cayó una última gota al mismo son que la última lágrima del niño se deslizaba mientras caía al suelo en una bruma de polvo.


6 comentarios:

  1. Sí, no deja de ser un texto cierto, sobretodo porque hay muchas personas que no reparan en el hecho de que un privilegio como el de tener agua corriente, ha de disfrutarse de un modo adecuado, en especial cuando hay lugares del planeta donde apenas pueden gozar de ello. Buena manera de abordarlo y transmitir el mensaje. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchísimas gracias por tu comentario. Es un placer que dediques tu tiempo leyendo mis escritos. ¡Qué pases un buen día!

      Eliminar
    2. Por desgracia, sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, Bea Plazas.Así es el mundo de obsceno y cruel. Tu símil y antítesis es perfecto, pero " volverán las golondrinas. Sus nidos a colgar. Del balcón de una ventana "... Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un texto impresionante que refleja la realidad tal cual no la queremos ver
    Besos

    ResponderEliminar