miércoles, 25 de mayo de 2016

Un caos pero en bonito

Hay algo que ahora mismo está cambiando. Te das cuenta de que todo esfuerzo ha merecido la pena y nada ha sido en vano. Por fin te decides a cerrar una etapa y te vuelves consciente de ello porque ya has superado la anterior y volver atrás no entra en tus planes.

Estás feliz y alegre, orgulloso de ti mismo, pero llega uno de los peores problemas, el miedo. El miedo al devenir, el miedo a no saber qué te espera en ese nuevo periodo de tu vida, miedo a no saber si será alegre o triste, si habrán más lágrimas que sonrisas.

Y en medio de todos esos pensamientos vuelves al principio de todo como si de un círculo vicioso se tratase, una espiral sin principio ni fin. Sabes que has acabado otra etapa, pero a esta etapa finalizada ¿no le tenías miedo antes de comenzarla? Sí. Claro que lo tenías y aun así viste que tuvo sus cosas malas, sí, pero también millones de cosas buenas que se encontraban muy por encima de las negativas.

Y de pronto sonríes. Vuelve el orgullo hacia ti mismo y te preguntas. "¿Por qué tengo miedo? ¿No debería estar feliz de comenzar un nuevo trayecto, de ir por un nuevo camino?". Y todas las dudas de se borran de tu cabeza, no sabes qué te deparará ese viaje, si habrá o no muchas piedras en el camino, pero te pones corriendo lo zapatos y sales con más ilusión que nunca a recorrerlo, sabiendo que si pudiste con todo lo demás también podrás con esto. Todo lo que necesitas es una buena actitud, con esta todo se consigue.


2 comentarios:

  1. Creo que el miedo es algo normal en nosotros, la cuestión es saber enfrentarlo y sobreponerse a él, esa es la única forma de salir adelante!!!
    Saludos para ti!!!

    ResponderEliminar