jueves, 2 de junio de 2016

Una pausa, necesaria y bienvenida

Respira.
Haz una pausa de todo lo que estés haciendo.
Siéntate y mira todo lo recorrido.
Salta de la silla y grita tan alto como puedas.
Haz algo que te encante y que lleves mucho tiempo sin hacer.
Cierra los ojos.
Suspira.
Ábrelos.
Vuelve a suspirar.
Diviértete.
Cuando estés en una tormenta, no vayas contracorriente.
Relájate.
Deja que las olas te lleven.
Vuelve a cerrar los ojos.
Ábrelos y verás el Sol.
Todo ha pasado.
Cambia tu forma de ver las cosas.
No te deprimas.
Prohibido rendirse.
Sigue el camino y si no es el adecuado tan solo cámbialo.
Da gracias por lo que tienes, no quieras más.
Salta las piedras de tu camino pero no las evites.
Quiérete como nunca nadie ha hecho.
Mímate.
Respétate.
Ve a por otros zapatos para seguir recorriendo el camino.
Aprovecha el momento.
A la tumba solo nos llevaremos las risas y los buenos momentos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario