domingo, 14 de agosto de 2016

Búsquedas sin respuesta

Nos pasamos la vida buscando. Buscamos el amor, la felicidad, un futuro, respuestas, etc. Hemos llegado a crear hasta una dependencia hacia esas búsquedas, a todo necesitamos respuestas cuando a veces simplemente no podemos decir nada más. ¿Cómo dar respuesta a algo que no sabemos, o que no quieren decirnos?

Y, luego, pasamos a buscar el amor, creemos que esa será la respuesta. Sin embargo, aún no se nos ha ocurrido que en vez de buscarlo en otra persona quizás deberíamos hacerlo en nosotros mismos. Sí, en querernos a nosotros mismos, porque estamos rotos, pero... ¿nos ha roto otra persona o todos los estereotipos mundiales?

Nos han enseñado a querer a los demás desde pequeños, a respetarlos, a compartir, a saber perdonar pero no nos han enseñado a hacerlo con nosotros mismos y, a veces, eso nos hubiera servido de mucho más en la vida que el querer a los demás.

Debemos aprender a perdonarnos porque también nosotros debemos hacerlo, es importante que el resto lo haga pero no estaremos nunca en paz si no lo hacemos nosotros también, Debemos querernos y valorarnos tanto que el día que alguien quiera venir a querernos tenga que hacerlo mucho más fuerte de lo que lo hacemos nosotros, y no, esto no significa que tengamos el ego por las nubes ni mucho menos. Debemos respetarnos, respetar nuestro cuerpo, respetar nuestras decisiones y no engañarnos nunca a nosotros mismos, porque si nosotros lo hacemos, ¿cómo no va a mentirnos el resto?

Debemos dar un cambio, un giro de 360º y aprender que no todo se basa en el resto, que a veces hay que disfrutar de una soledad relativa, de una soltería, de perder a un amigo, de encontrarte perdido. Y distinguir si realmente hemos perdido a alguien o esa persona nos ha perdido a nosotros, porque el día que realmente sepamos eso, nos daremos cuenta de si merecían o no la pena los lazos que nos unían a aquella persona; y poco a poco hasta nuestra sonrisa se verá distinta en las fotos, porque sonreír no siempre es sinónimo de ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario