miércoles, 11 de enero de 2017

¿Sufrir? ¿Una verdadera necesidad?

"El sufrimiento deja de ser en cierto modo sufrimiento en el momento en que encuentra un sentido, como puede serlo el sacrificio". Viktor Frankl.

Esto, para mi, es lo mismo que una obligación. La obligación de tener que buscar algo que nos motive, encontrar el elemento clave que cada vez que nos replanteemos interrumpir nuestra lucha, camino o batalla, nos lo impida. Esto es saber que no nos van a regalar nada, que la propia vida tampoco viene con un manual de instrucciones, y que lo único asegurado que tenemos es la muerte.
Esto es un llamamiento para sentirnos capaces, es un reclamo para querernos y ver lo que podemos llegar a conseguir. Es lo esencial para no dejar que nada ni nadie pueda con nosotros.

Nos han intentado destruir poco a poco, nos han bombardeado con miles de comentarios despectivos, nos han hecho creer que no valemos, o al menos lo han intentado, porque yo, yo me niego a que puedan conmigo. Y cuando nos dicen que no somos buenos en cualquier ámbito, nunca debemos dejarlo, porque si así lo hacemos y les damos ese gusto, entonces si que nunca seremos buenos.

La vida es un camino. Un largo camino en el que no debemos parar ni volver atrás, ni siquiera para coger impulso. La vida no es un camino de rosas, o sí, pero las rosas tienen espinas. El truco es saber andar por ellas sin pincharte. La vida es una oda a la superación, una constante de vitalidad. Es ver las cosas buenas que hay de todo lo malo, y no, no es ser positivo, es aprender a ver la realidad tal y como es, pues muchas veces lo negativo no nos deja ver todo lo bueno que una situación, por horrible que sea, puede ofrecernos. Y no, esto no es una sobrada que me estoy pegando, esto es una realidad que llevo comprobando desde que algo dentro de mi cambió y se negó a que pudieran con ella.

Sufrir es el precio que pagamos para conseguir nuestros objetivos, para poder lucir una sonrisa más bonita tras cada logro. Sufrir es entender que no nos dan nada y que somos nosotros quienes tenemos que darlo todo.

2 comentarios:

  1. Hola!! No conocía tu blog pero me alegra haberlo encontrado. Tengo que admitir que tus palabras son muy ciertas, sufrir a veces si nos deja enseñanza, pero sólo si tenemos las herramientas necesarias para aprender la lección. Todos sufrimos (algunos más que otros) pero deberíamos aprovechar esos momentos para fortalecernos, tal como decís.
    Un saludo! Ha sido un gusto pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues bienvenida a mi Blog, espero verte más a menudo. Muchísimas gracias por tus palabras. Un beso! :)

      Eliminar