miércoles, 1 de marzo de 2017

¿Quién soy?

Que nos resumen el cuerpo humano en un 70% de agua y un 30% restante de tejidos, músculos, órganos, etc, es una evidencia bastante clara. ¿Pero sólo somos eso? ¿Sólo somos algo que, en su totalidad según esa afirmación, se acabará evaporando o siendo absorbido por la tierra?

Yo no soy sólo eso. Soy un conjunto de todos mis recuerdos, de todas mis experiencias, de todos mis errores, de todas mis risas. Soy un conjunto de aspiraciones, de metas por cumplir, de sueños en plena persecución, de otros tantos logrados.

Me compongo de las lágrimas derramadas, de los suspiros a un cristal, de los besos dados, de los abrazos; me baso en las lágrimas que derramaré, en los suspiros que quedan, en los besos por dar, en los abrazos. Soy las carcajadas emitidas y por emitir.

Soy un matojo de nervios internos, de pura necesidad por descubrir todo lo que me rodea, de querer probar, de querer arriesgar gane o pierda. Soy una cabeza que piensa todo el día, a la que le cuesta muchísimo desconectar, la que a veces es más positiva, otras más negativas, y el resto tan solo realista, observadora de la realidad tal y como la rodea.

Soy mi estrés diario, mis taquicardias semanales y mi fuerza de voluntad cuando quiero lograr algo. Soy mi insomnio a las 3 de la mañana, soy la obsesión con el orden, soy una mente abierta con gustos concretos pero que no descarta ni discrimina, soy mis caídas, y soy mis logros.

Soy la gente con la que he estado, soy los contactos que he tenido, soy lo vivido con ellos, soy los golpes, soy las subidas, soy las bajadas, soy las traiciones, soy las muestras de lealtad, soy el amor, y soy el odio.

Pero solo soy yo, para algunos mejor, para otros peor, para algunos gran cosa, para otros no tanto. Y sólo soy yo, soy Beatriz. Soy el conjunto de mi realidad. Y por eso, cada uno es único. Cada persona tiene su propia realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario