sábado, 15 de abril de 2017

No me enamores

No me enamores.

Voy a ser clara. No quiero tu cariño pasajero, tus desvelos al comienzo, tus miradas de deseo, ni tus abrazos desprevenidos. Tu cariño acabará, como lo hace todo en esta vida. Los desvelos se cambiarán por noches de fiesta donde "lo que pasa en la fiesta, se queda en la fiesta". Tus miradas de deseo se convertirán en aquellas de "deja de decir gilipolleces, parece que no me conocieras". Los abrazos desprevenidos pasarán a ser los de cortesía tras cada objetivo, y eso solo con suerte, si conseguimos alguno. 

No busco los piropos y, mucho menos, tus babas. He aprendido a quererme, y a valorarme, porque sé que no debo depender de nadie, y menos en el tema afectivo. Nunca debemos depender de nadie, menos emocionalmente. No quiero un todo al principio que acabe en un nada. No deseo 100 noches de pasión que se consuman en 20, para que acabe todo antes. No me gustaría perder el tiempo, pero eso no se sabe hasta que se invierte. 

No me des las gracias absolutamente por nada, sólo haz lo mismo, que es lo mínimo. No presumas si realmente no valoras, porque entonces aprenderás lo que era cuando lo pierdas. No te subestimes, pero tampoco te crezcas, porque entonces para matarme solo tendré que saltar desde tu ego hasta tu coeficiente intelectual. 

No quiero que me vengas con flores, si solo vas a ser un capullo. No juegues con fuego si no estás dispuesto a quemarte. No tientes a la niña buena si le temes al diablo. No desafíes a quien inventó el juego. 

No me enamores si no vas a hacerlo bien. No intentes a acostumbrarte a mi, porque lo inestable es impredecible. No me vengas con lo material, demuéstrame las cosas de verdad y ofréceme tu tiempo que no se recupera. No me enamores si no vas a ser capaz de terminar lo que empieces. 

No me enamores. 

2 comentarios:

  1. Me quedaré con el "no busco tus piropos". Tú, ni nadie necesita el reconocimiento de un hombre a su belleza ni aprobación. La única que, como bien dices, debe quererse de verdad eres tú. Tampoco es que necesites ninguna pareja en tu vida para ser feliz o ser una naranja entera. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que se entienda el mensaje. Un saludo.

      Eliminar