viernes, 30 de junio de 2017

He cambiado

   Sí. Lo he hecho. He cambiado, y voy a seguir cambiando, porque los golpes, los fallos, las caídas, los cambios de vida te hacen cambiar (¡viva la redundancia!). Es algo inevitable. Muchas personas pueden llamar a este fenómeno "madurar", otras "cambiar". Posiblemente lo que yo haya hecho también incluya parte de madurez, pero sí, he cambiado.

   He cambiado por muchas razones, y la principal motivación fueron el dolor y la soledad que sentí durante meses, sobre todo los cuatro primeros. Número maldito por lo visto. Y si he cambiado, si me muestro distinta, si me muestro más fuerte es porque lo soy, porque me niego rotundamente a vivir lo mismo, a ser pisada y a ser la persona que tenga que ir detrás de todo el mundo, porque habré tardado años en ser capaz de cumplir esta premisa a pesar de habérmela repetido tantas veces, pero ahora, ahora la estoy cumpliendo.

   He cambiado y no tengo miedo a decir lo que siento, a expresar las cosas como las veo y como las considero como persona humana que soy. Pero... ¡cuidado!, ¿vale? No estoy diciendo que por cambiar y decir las cosas en el momento como las siento signifique que yo tenga la verdad absoluta, ni quiero imponerme por encima de nadie. Es muy triste ver, como incluso entre las mujeres, solo sabemos atacarnos en vez de ser una piña.

   He cambiado y no, no ha sido por nadie. Nadie me ha hecho cambiar. Nadie decide ni me impone cómo debo de ser. ¿Qué a lo mejor ciertas personas me han dado la fuerza necesaria para realizar ese cambio? Pues sí, y no voy a negarlo. Por esa razón esas personas están en mi vida. Diría un "estoy feliz" y por eso tengo tanta valentía, pero no, estar es solo un estado. Soy feliz.

   He cambiado, y ha sido decisión mía. Y lo he llevado a cabo yo. Y no me arrepiento de nada. Todos estos cambios me hacen ser quien soy hoy, y estoy muy orgullosa de ser la mujer que soy, de ser Beatriz. De no ser esa chica que se callaba y tragaba las cosas, sino de la que sabe sacar las garras ante las injusticias y que no piensa dejar que nadie se aproveche y la use. Cambié y estoy cambiando, y por ser decisión mía, soy yo la única que puede decir que esto ha ocurrido, porque los demás solo ven las cosas que yo quiero que vean, como puede ser el caso de las redes sociales. Y, recordad, que por muchas voces que hayan, la verdad y la realidad solo la conoce uno, no la gente que ni siquiera puede lidiar con su vida y debe meterse en la del resto.

   Y, ahora, soltaré una frase que cada vez considero más cierta, y es: "cuando te dicen que has cambiado es porque has dejado de ser como ellos quieren que seas". Y es que cambiar es decisión vuestra, es vuestra vida y solo cada uno de nosotros sabe por lo que ha pasado, por eso nadie debería usar contra vosotros un "has cambiado" como argumento de nada.

   Y, ¿qué? ¿Qué pasa por haber cambiado? Han ocurrido tantas cosas en este año (exactamente sería el año el 15 de julio) que lo raro hubiera sido no haber cambiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario