martes, 8 de agosto de 2017

Las masas

La multitud. La masa. ¿La seguimos? Por supuesto, porque somos quienes la conformamos.
Somos como las olas del mar, pues parece que cada una lleva un rumbo distinto pero acabamos todos en el mismo lugar.
Y como parte de la masa, si uno comete un error, todos lo cometemos igual.

¿Por qué? Porque vivimos no acorde a lo que la razón nos puede dictar, sino porque acabamos imitando a los demás.
Si cae uno, caemos todos, literalmente.
Y lo que precede siempre a una masa, no es la mejor opción. La cantidad no demuestra la calidad, aunque eso se nos olvide.


No hay comentarios:

Publicar un comentario