Microrrelatos

Life is a point of view

No soy lo que quieres ver, tampoco soy lo que la sociedad establece como "bonito" de ver. No digo lo que quieres oír, y menos miento sobre ello. No estoy para agradarte a ti, sino para hacerme feliz. Porque sí, porque solo yo puedo desempeñar esa función, y he aprendido a vivir conmigo misma. Afirmo que no hay nada más bonito. No te pido que lo compartas, porque la vida son distintos puntos de vista. Solo me necesito a mi para ser feliz. 

Nunca

Me prometí que nunca caería. He caído. Y he aprendido, otra vez, que no puedo decir "nunca". Me duele pensar que vuelva algún día, no ser capaz de decir que "nunca más lo haría". Me asusta el nunca. Me asusta mi nunca. 

217 días

Hace exactamente 217 días decidiste marcharte en una búsqueda desesperada de una falsa libertad. Nombre que le pusiste por no decir "Soy un cobarde y he huído del único problema que de verdad debí haber afrontado con ella". Y después de todo, asomas la cabeza por la puerta, como un niño pequeño que llora en busca de la madre solo para que le presten atención, como si dijeras "Eh, estoy aquí, soy un capullo, pero estoy aquí. He estado al menos con otras tres tías que tú conozcas, pero eh, que sigo aquí". ¿Tanto orgullo de macho y no me superaste después de tirarme a la basura? Con los juguetes viejos y rotos como yo, no se juega. O se les arregla o se les abandona para siempre, y tú, tú ya tuviste la oportunidad de arreglarlo.

Y yo, yo prometí dejar de escribirte. Y sin saber a qué juegas, comprendí que he vuelto a romper mi promesa.

Cobardía

Me odiaste. Te reiste. Me pisaste como basura. Dijiste que nunca volverías. Hoy sigues sin volver. Pero, ¿vas a aguantar mañana también?

Infancia

Jugaba a ser mayor. Despreciaba los columpios y los toboganes. Empezó a amar el amor. En su vigésimo cumpleaños se dio cuenta del error en el que había vivido. Había perdido su infancia, no la disfrutó. Comenzó a llorar y fue lo único de niños que llegó a hacer.

Locura

Pasó de loco a cuerdo. Erupcionó como un volcán, fuerte y atroz, sin ser esperado.


Mi peor pesadilla

Suena el teléfono. Es del hospital. Mi padre ha muerto. Entonces comienzo a llorar cuando la chica me pregunta de nuevo mi nombre y apellido. Se ha equivocado. Dice que un error lo tiene cualquiera. La próxima vez que suene el teléfono iré más preparada.

El paso por la vida

Ando y cada paso que doy duele más que el anterior. Voy a detenerme pero tan solo un momento y para contemplar todo lo que ya he recorrido. Es hora de seguir luchando.

¿Locura real?

-¿Sabe por qué está aquí?
-Dicen que estoy loco.
-Todos lo estamos en el fondo, incluidos los que aquí trabajamos.


Silencio

El silencio no existe. Solo nos gusta cambiar el tipo de bullicio.


Una luz en el camino

Se encendió una luz en medio del camino. Pensó que esa era la señal que tanto tiempo llevaba buscando. La siguió. A día de hoy aún sigue caminando.

El hombre que miró los dientes al caballo

Se le ocurrió mirarle los dientes al caballo y descubrió que todo era una farsa.

El proceso de morir

El reloj se detuvo. Su respiración se entrecortó. Una lágrima fue derramada. La muerte, llegó.

Mi amor

Me he enamorado muchas veces en la vida. Millones. Todas de la misma persona.

La razón de su sonrisa

Recibió un mensaje. Ponía "sonríe aunque no encuentres motivos" y desde entonces todo aquel que la veía se preguntaba por su diaria felicidad. Algunos llegaron a envidiarla.

Su peculiar amor

Afilado como un cuchillo o los dientes de un tiburón era su amor. Ella se enamoró de él. Lo mataba poco a poco pero sus besos lo traían de nuevo a la vida.

El suspiro que pertenecía a aquel hombre

Al calor del fuego de una chimenea una pasión se desató entre dos personas. Ella cayó rendida y le regalo su último suspiro.

18 comentarios:

  1. Que bonito, pero que triste, te deja con un sabor dulce y amargo a la vez. Precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te guste. Besos. :)

      Eliminar
  2. Muy bueno, me gusta cómo juega con la ambigüedad de la palabra "pasión" y el silencio que hay entre las dos oraciones. Me produjo el mismo efecto que a María Campra Peláez.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, un placer contar con tu opinión. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Me he quedado con una tristeza agria, como que está sometida. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está sometida pero al menos no llora. Puede considerarse un sometimiento agradable aunque entonces no se llamaría sometimiento. Es difícil de explicar. ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  4. Coincido con los comentarios anteriores, pero me ha encantado.
    ¡Feliz 2016! Bea, para ti y los tuyos.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Ese mensaje lo envié yo. Después de todo, no puedes comerte el mundo sin mostrar los dientes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No sé exactamente a qué mensaje te refieres pues todo esto es invención mía, aún así no es ese el mensaje que intento transmitir pero muchas gracias por tu comentario. ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  6. Una estupenda recopilación de micros, Bea, Yo creía que cien palabras eran muy pocas para redactar una historia hasta que he leído las tuyas. ¡Muy buenas, me han gustado mucho! :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario! Me alegro mucho de que te gusten. Es un placer que las leas.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  7. me han gustado, están muy inspirados. saludos

    ResponderEliminar
  8. Condensan emociones dulces y tristes a la vez. Muy buenos! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haber sido capaz de captar esa esencia. ¡Un saludo!

      Eliminar